Primeros 2 meses de gobierno: gradualismo y desafíos del programa económico

Primeros 2 meses de gobierno: gradualismo y desafíos del programa económico

srossit

 

 

 

 

Por Santiago Rossi

Mucho se ha hablado ya de la pesada herencia en materia económica que dejó el Kirchnerismo:

  • atraso cambiario y tarifario,
  • cepo cambiario,
  • un institucionalismo en crisis (falta de estadísticas confiables y seguridad jurídica),
  • deuda externa defaulteada (holdouts),
  • déficit fiscal primario de 7 puntos del PIB (el peor en cuatro décadas) y
  • un muy elevado nivel de inflación.

En este marco, el nuevo gobierno logró, en poco más de dos meses, desactivar exitosamente las restricciones cambiarias y eliminar parte de los subsidios sin pagar un alto costo político (según el índice de confianza del gobierno de la Universidad Torcuato Di Tella la administración macrista cuenta con un 62% de aprobación). No obstante, los desafíos recién comienzan; las medidas aplicadas implican una importante aceración del nivel de precios que afecta el poder adquisitivo de los asalariados y ponen fuertes presiones al alza para las paritarias, que rondarían el 30%. Asimismo, la caída en el consumo tiene consecuencias en el mercado de trabajo aumentando los niveles de conflictividad social.

En este contexto, el equipo económico dio algunos lineamientos de su política monetaria y fiscal para lograr los principales objetivos: que la economía retorne a la senda del crecimiento (tras cuatro años de estancamiento) y una reducción gradual de la inflación. Ambos objetivos son, en gran medida, mutuamente excluyentes, por lo que el gobierno debe elegir administrar la disyuntiva de cuanto crecer y cuanto desinflacionar.

En materia de política monetaria, el BCRA se abocará a estabilizar el nivel de precios. Para ello utilizará la tasa de interés como principal instrumento de regulación de los agregados monetarios de modo que su evolución sea consistente con el comportamiento pretendido de los precios domésticos. Dado que la gestión anterior convalidó elevadas tasas de emisión monetaria, la primera misión del BCRA fue la de reducir la tasa de expansión de la cantidad de dinero en forma significativa. Así, la base monetaria pasó de expandirse a una anual del 45% en diciembre a una del 27% en febrero de este año (ver gráfico). Esto fue posible por la fenomenal aspiradora de dinero sobrante del BCRA que absorbió más de $73 mil millones entre enero y febrero a través de Lebacs.

2017-01-07-1

Fuente: OIkos BsAs en base a BCRA

En materia fiscal, la estrategia elegida fue el gradualismo. En la conferencia del 14 de enero: “Programa Fiscal y metas de Inflación”, el Ministro de Hacienda y Finanzas Alfonso Prat- Gay, anunció 4 medidas fiscales expansivas:

1) eliminación de retenciones a las exportaciones regionales y reducción del 5% a las exportaciones de soja (ya implementada),

2) asignación por hijo a monotributistas ,

3) devolución de IVA a compra de bienes de la canasta básica a familias en situación de vulnerabilidad,

4) ganancias aumento del mínimo no imponible (presentado ayer 18 de enero por el presidente);  y dos medidas fiscales contractivas (ver gráfico):

  1. a) eliminación de subsidios por 1,5 puntos del PIB y
  2. b) reordenamiento del gasto por 0,8 puntos del PIB (corrupción en licitaciones y “ñoquis” (Prat-Gay SIC)). En suma, el objetico de déficit fiscal primario para este año es de 4,8 puntos del PIB, una caída anual de 2,3 puntos del producto. En los años posteriores, 2017 ,18 y 19 el rojo de las cuentas públicas se reduciría más aceleradamente con respecto a PIB gracias al crecimiento de la economía que despegaría definitivamente en 2017.

2017-01-07-2

Fuente: OIkos BsAs en base a presentación “Programa Fiscal y metas de Inflación” del Ministerio de Economía.

El plan del gobierno es consistente pero:

  1. Implica una fuerte disciplina fiscal (4 años de ajuste)
  2. Y también requiere que el BCRA cargue con los costos de retirar el exceso de dinero sobrante que dejó Vanoli y también financiar parte del déficit público que seguirá siendo elevado,todo esto sin elevar demasiado la tasas de interés para no afectar de sobremanera al nivel de actividad.
  3. A su vez, todo el plan esaltamente dependiente del financiamiento externo y, por ende, del acuerdo con los holdouts.

De hecho, el desafío que enfrenta el gobierno se puede sintetizar en la siguiente identidad macroeconómica:

 

Déficit del Gobierno = Financiamiento externo + Financiamiento Privado

Entonces, si el Sector público tiene un déficit de 4,8 puntos del PIB —aproximadamente US$ 25 mil millones— entre el financiamiento privado y financiamiento externo hay que juntar esa suma.

Aquí surgen dos alternativas teniendo en cuenta la dominancia fiscal:

  1. Promover un rol de un Banco Central que financie al fisco y, para evitar una aceleración inflacionaria, absorba el exceso de liquidez a través de letras presionando sobre las tasas y el crédito al sector privado (crowding out).

Ó  2. Un importante endeudamiento externo que, si se logra un acuerdo con los holdouts, podría lograrse a un costo razonable, lo que permitiría un reacomodar la macro sin tantos costos políticos y sociales durante la transición.

Si bien el gobierno no se ha decantado completamente por una de las dos alternativas, está claro que la intensidad con la cual está ejerciendo la primera opción resulta “moderada” (justamente por ello mucho sectores más duros ya han tildado al macrismo de “blando”). Dado que se pretende llevar a cabo una transición no recesiva, el macrismo se ha decantado por una estrategia mixta, más apoyada sobre el segundo pilar (apuntalada sobre tal vez la herencia más grata del kirchnerismo: un bajo nivel de endeudamiento externo en términos del PIB, que da margen para una toma de deuda de estas características).  Es ese contexto, la saga de los buitres será clave para el éxito de la gestión, dado que sería el principal resorte para amortiguar el paquete de reformas, evitando que el peso de la transición implique un elevado costo político que ponga en jaque la continuidad del proceso en marcha.