Tres claves para entender y ganar con el “efecto Temer”

Tres claves para entender y ganar con el “efecto Temer”

Nota publicada originalmente el 27 de mayo de 2017 en el newsletter de “Contraeconomía” de Inversor GlobalJuani

Link: “Tres claves para entender y ganar con el “efecto Temer”” por Juan I. Fernández

 

 

Mucho se habló en los últimos días sobre el caos político brasileño y su impacto sobre la región. En esta nota te voy a contar todo lo que necesitas saber al respecto y cómo invertir para sacar provecho.

Como es de público conocimiento, hace unos días estalló un escándalo colosal en Brasil. Públicamente se difundió un audio donde el actual presidente, Michel Temer, ordena el pago de una parte de una coima.

Para colmo, el episodio no quedó sólo en la difusión del audio, sino que la cadena O’Globo también reveló unas fotos que habría tomado la Policía Federal, en donde se identifica a funcionarios y legisladores del oficialismo en plena acción ilegal con bolsos de dinero.

Algo digno de la serie Breaking Bad.

Como era de esperarse, las noticias no tardaron en impactar en los mercados.

Pánico Internacional

El shock fue inmediato. Los días 18 y 19 de mayo fueron jornadas negras para los mercados.

En el siguiente cuadro están los mínimos que tocaron los principales índices bursátiles luego de la noticia.

Como se puede observar, si bien lo peor ya habría pasado, y ahora estaríamos en la fase de rebote técnico, lo cierto es que no está claro cuánto tiempo tardará el BOVESPA en recuperar el terreno perdido.

Este cisne negro disparó en la bolsa de San Pablo lo que se conoce como “circuit braker”, o sea, la suspensión de las operaciones durante una hora por el tremendo desplome, algo que no ocurría desde la crisis de 2008.

Por su parte, el ETF “EWZ” que replica los principales activos brasileños tuvo una caída superior al 16%. Esta es su segunda mayor baja desde que comenzó a cotizar, a mediados del año 2000.

Con respecto al real, la moneda brasileña inicialmente sufrió una depreciación casi instantánea del 9%. Posteriormente, se estabilizó en valores en torno a los 3,25 reales por dólar, lo que terminó significando una depreciación “neta” del 5%.

El cimbronazo, como vimos en el cuadro, no afectó solo a Brasil, sino que dio lugar a un pánico generalizado. Por ese motivo, uno de los activos beneficiados fueron los bonos del tesoro americano. Desde el 17 de mayo, el precio de estos bonos aumentó, empujando la tasa hacia abajo, exactamente en unos 32 puntos básicos.

En este gráfico se puede ver el efecto:

  • La línea azul es el S&P, el principal índice bursátil de USA.
  • La línea naranja es el IEF, un ETF que replica los bonos del tesoro americano a 7 y 10 años.

Como puede observarse, el “Efecto Temer” efectivamente se comportó como un típico escenario de aversión al riesgo: cayeron todas las bolsas, las monedas emergentes, y hubo un vuelo a la “calidad”, o sea, a activos seguros, como los bonos del tesoro americano.

Te robaron la bicicleta

A nivel local, el índice MERVAL cayó más de un 5%, principalmente por el desplome de Petrobras.

Por otro lado, la plaza fue testigo de una depreciación del tipo de cambio que en su pico máximo llegó al 3%, llevando a la cotización al récord de ARS 16,4 por dólar. Esto, a su vez, hizo “saltar” toda la curva de futuros de dólar. Como resultado, hoy ya se espera un dólar de ARS 18 a diciembre de 2017.

El salto del tipo de cambio jugó en contra de lo que estaban apostando a la “bicicleta financiera”. La depreciación de nuestra moneda se comió, aproximadamente, 1 mes y medio de carry-tradecon LEBACs.

¿Se secan los “brotes verdes”?

Más allá de las consecuencias financieras inmediatas, la noticia de Brasil siembra más dudas sobre la recuperación económica argentina.

A pesar de los brotes amarillos de origen local, lo cierto es que una parte de las esperanzas del equipo económico estaban depositadas en la lenta recuperación de nuestro principal socio comercial.

Sin embargo, este shock de pesimismo obligará a revisar a la baja tanto las proyecciones de exportaciones locales, como las de crecimiento.

Por si esto fuera poco, el desafortunado episodio coincide con una fuerte rebaja en las proyecciones de crecimiento del FMI para la Argentina: el organismo ya estima una tasa de crecimiento del 2,2%, muy por debajo del 3,5% que el equipo económico tiene en mente. No debería sorprender a nadie que ese 2,2% sea incluso aún un poco más bajo en los próximos meses.

Ideas para ganar con el “Temerazo”

Hay muchas opciones para invertir en este nuevo escenario. Estas son algunas posibles jugadas interesantes.

Si pensamos que habrá un rebote en el mercado brasileño, una de las opciones de renta variable es una jugada en el mercado local con el papel de Petrobras (APBR). Para los que tienen el estómago preparado para el riesgo, la compra de un call de APBR podría ser una opción con rendimientos potenciales muy atractivos, en el caso de que el papel efectivamente rebote.

La apuesta al carry-trade en Brasil podría ser otra opción riesgosa, pero también con elevado potencial. La ganancia, en caso de que no ocurra ningún evento disruptivo sería por dos vías: la moderada apreciación cambiaria y la tasa de interés. Esto podría dejar ganancias de dos dígitos en dólares.

La última opción, menos riesgosa y en el mercado local, es el carry-trade con LEBAC. Dado que ya habría pasado lo peor en el mercado cambiario, e incluso podría darse una moderada apreciación del peso, la ganancia también sería por dos vías, al igual que en el ejemplo anterior. Ganamos con la tasa, pero también con la apreciación de la moneda local.

No debería sorprender a nadie que el próximo mes, las LEBACs rindan un 3% o 3,5% en dólares en tan solo 30 días. Concretamente, lo que rinde una LETE en un año.


 

Juan I. Fernández es Economista Jefe de Oikos Buenos Aires y columnista de Contraeconomía. Licenciado en Economía (Universidad de Buenos Aires) y Maestrando en Finanzas (Universidad Torcuato Di Tella)


Tal vez te interese:

¿Década perdida 2.0?