Los factores detrás de la toma de ganancias del Merval

Los factores detrás de la toma de ganancias del Merval

Nota publicada originalmente el 17 de junio de 2017 en el newsletter de “Contraeconomía” de Inversor GlobalJuani

por Juan I. Fernández

 

El Merval se encuentra en un punto de inflexión. El formidable rally de los últimos meses parecería haber terminado. En esta nota te cuento qué está pasando, explicándote en detalle cuáles son los factores clave que están detrás.

 

En diciembre del año pasado, el padre de uno de mis mejores amigos -que invierte desde hace décadas en el mercado local- me preguntó cuál era el papel que más me gustaba del Merval.

Mi respuesta fue “Banco Macro”, y le recomendé que se haga del papel lo antes posible.

El motivo detrás de esto fue que, además de los sólidos fundamentos de la empresa, era uno de los grandes candidatos a consolidarse como uno de los ganadores en caso de que Argentina abandone su condición de mercado de frontera e ingrese al mundo emergente.

Esto está a punto de ocurrir…

20 de junio, fecha clave

El próximo 20 de junio, a las 10:30hs de Nueva York, una compañía financiera americana radicada en New York llamada “MSCI” -Morgan Stanley Composite Index- anunciará si Argentina efectivamente abandonará su clasificación de mercado de “frontera” para reposicionarse como mercado “emergente”.

Nuestro país fue penalizado en 2009 por las crecientes restricciones a los flujos de capitales e inestabilidad institucional, y desde entonces, no forma parte de los ETFs de emergentes.

Es importante destacar que los únicos ausentes de LATAM en los índices de emergentes de MSCI son Argentina y Venezuela, mientras que el último país en mejorar su condición de mercado de “frontera” a “emergente” fue Pakistán, durante este mes.

Motivos de la posible decisión

Todo se reduce, en resumidas cuentas, al efecto “Macri”.

En particular, además de algunos requisitos de liquidez, la eliminación del cepo y de algunas restricciones a la entrada y salida de capitales fueron el puntapié.

Estos son los puntos principales sobre los cuales la gente de MSCI posó los ojos para poner como candidato a Argentina:

Esto no solo no ha pasado desapercibido para MSCI, sino que, como todos sabemos, el mercado, incluyendo minoristas, ha hecho sus apuestas en la misma dirección.

Desde noviembre 2015 hasta los máximos mostrados algunas semanas atrás, el Merval acumuló una suba del 135%, al tiempo que la cantidad de M&As (o sea, fusiones y compras de empresas) ha pasado de un promedio de alrededor de 45 operaciones entre 2012 y 2015 a 75 en 2016. El dato de 2017 es aún mejor: se proyectan unas 150, lo que representa los mejores niveles en más de una década.

O sea, los activos locales ya han tenido un rally formidable, y la causa de esto fueron las mismas que estarían llevando a MSCI a reconsiderar a Argentina como un mercado emergente: las expectativas.

Impacto potencial

En primer lugar, Argentina tendría una ponderación de 0,4% en el índice MSCI Emerging Markets. Eso significa que tendrá igual participación que, por ejemplo, Perú; aunque muy por debajo del 1,2% de Chile.

Cuantificando un poco, se estima que ingresarán unos USD 1.000 millones por la simple razón de que estarán “obligados” a posicionar alrededor de un 0,4% de las tenencias del fondo en activos argentinos.

Eso no es un número para nada desdeñable, teniendo en cuenta que en el mes de mayo se negociaron unos ARS 9.000 millones en acciones.

Esto tendría un impacto notable en lo que refiere a entrada de capitales al país, y por ende, empujaría los precios de algunos activos locales al alza, aunque lo cierto es que, como vimos anteriormente, buena parte de ese shock positivo ya habría sido anticipada y convalidada por el mercado.

En cuanto a los papeles específicos, los mejores candidatos a integrar el índice son los que cuentan con ADRs (cotizantes en el exterior) como por ejemplo YPF, Banco Macro, Grupo Galicia, Pampa Energía, BBVA Francés, Edenor, Irsa, Grupo Supervielle, Cresud, etc.

Todos papeles que han tenido subas imponentes.

Toma de ganancias y ¿wait and see?

Durante las últimas semanas, el Merval se ha enrarecido. Se acumularon múltiples ruedas bajistas, que terminaron desplomando al índice más de 6 puntos porcentuales, pasando de los 22500 puntos a los 21000 -al 15/6-.

No es casualidad que ello ocurra en un momento donde coinciden varios factores importantes:

• el “agotamiento” del primer rally histórico tras el triunfo de Macri,
• las vísperas de la decisión del MSCI,
• y el inicio de la recta final de la carrera política de cara a los comicios de octubre.

Sobre el último factor, más allá de que hoy por hoy el mercado le asigna una baja probabilidad de ocurrencia a un escenario con el PJ ganador, lo cierto es que sería prematuro descartarlo totalmente. Me parece fundamental destacar que un potencial triunfo opositor podría ser un factor altamente disruptivo en la plaza financiera local; sería un shock de incertidumbre que golpearía muy fuerte, sobre todo a las energéticas, que apuntalan sus cotizaciones en buena medida por las expectativas de importantes correcciones tarifarias en el futuro casi inmediato.

Por eso, más allá de las bajas chances, sigue siendo un factor a tener en cuenta.

Consecuentemente, para el inversor prudente, este termina siendo un momento casi “de manual” para tomar ganancias.

Por eso, estamos en condiciones de concluir que, el primer ciclo alcista traccionado por expectativas habría llegado a su fin.

Para el próximo, probablemente haya que acumular algunas señales positivas tangibles que le den continuidad a este veranito financiero, como por ejemplo, un triunfo oficialista en octubre y la recategorización de Argentina en el MSCI.

Hasta entonces, es altamente probable se sigan embolsando violines en la city.

Por mi parte, hace ya algunas semanas le recomendé al padre de mi amigo tome las ganancias acumuladas del papel de Banco Macro, que terminaron dejándole más de un 40% neto en poco más de 6 meses.

Saludos,

Juan I. Fernandez