La resurrección de AMD

La resurrección de AMD

Nota publicada originalmente en el newsletter de “Contraeconomía” de Inversor GlobalJuani

por Juan I. Fernández

 

Recuerdo que tenía unos 15 años cuando le insistía a diario a mi viejo para que me cambie la computadora. En su momento tenía una clásica Pentium 2, con Windows 98.

Haciendo un poco de research en las últimas páginas de los clasificados, unas PCs habían llamado poderosamente mi atención: eran unas máquinas con procesadores Athlon. Inmediatamente le pregunté a mi primo, que sabía bastante más que yo del tema, para ver qué tan buenos eran estos procesadores, dado que en términos de calidad-precio parecían sumamente atractivos.

Mi primo me dio el OK, y, tras el aval de mi viejo, armé una potente PC con uno de estos chips.

Desde entonces siempre guardé algo de simpatía por la marca, que se ha caracterizado por mucho tiempo por ofrecer productos interesantes a precios accesibles.

En este caso, repasaremos un poco su historia reciente -y no tan reciente-, para luego entender un poco la interesante situación que atraviesa hoy.

Empecemos…

AMD, el eterno segundón

AMD ha sido un histórico segundón, siempre eclipsado por Intel, particularmente durante la última década. El éxito de las distintas generaciones de procesadores i3, i5 e i7 ha sido aplastante.

Esto se puede ver en el gráfico, que muestra la evolución del market share -o cuota de mercado- de estos dos gigantes de la industria de los procesadores.

Los números son categóricos: durante la última década, Intel ha llegado a una situación cuasi-monopólica.

Por otro lado,  más allá de esta situación, también se puede advertir que esto no siempre ha sido así. De hecho, a mediados de la década pasada, AMD puso en jaque el liderazgo de Intel, mientras lanzaba el Athlon 64 y las primeras series de procesadores de doble núcleo, al tiempo que se hacía de un grupo de talentosos ingenieros tras la compra de ATI, la famosa compañía de tarjetas gráficas.

Años después, una serie de malas decisiones estratégicas, problemas en el management y el severo golpe financiero de la crisis sub-prime, las chances de tomar el tan añorado rol de liderazgo que supieron acariciar años atrás quedaron virtualmente suprimidas.

Desde entonces, y particularmente desde el lanzamiento de la fallida línea Bulldozer, AMD sólo ha acumulado derrotas en el mercado. Al menos hasta hace unos meses…

Ryzen resucita a AMD

En marzo de este año, se lanzaron al mercado los primeros procesadores de esta innovadora y súper competitiva serie llamada Ryzen.

Estos novedosos productos son los primeros de una nueva generación que cuenta con un cambio de arquitectura radical. Esto no es para nada menor, teniendo en cuenta que hasta este lanzamiento, la arquitectura promedio del portafolio de AMD tenía 5 años de antiguedad, lo que en esta industria es, básicamente, una eternidad.

Así de necesario era un lanzamiento de esta envergadura para la empresa.

La recepción de la prensa especializada y del mercado ha sido excepcional. Al margen del escepticismo inicial por el historial reciente de la compañía, los chips muestran una relación calidad-precio excelente, y esto ha sido reconocido por todos, impactando sobremanera en la demanda, lo que se tradujo en un significativo incremento de las ganancias de la empresa.


Más allá de que los datos del 3er y 4to trimestre de 2017 son estimaciones, no hay que perder de vista lo fundamental: las ganancias efectivas del 2do trimestre 2017 se han ubicado un 19% por encima de las reportadas durante el mismo período de 2016, muy por encima de las expectativas del mercado.

Gracias al mejorado panorama financiero, la compañía pudo recortar su deuda a USD 1.42 billones, desde los USD 2.24 billones registrado durante el año pasado.

Parael 3er y 4to trimestre, el panorama luce más que alentador.

En primer lugar, porque se acaba de lanzar una serie de versiones más que interesantes de la familia de CPUs Ryzen.

En segundo, porque el tercer trimestre es –generalmente- el de mayor demanda “estacional” de procesadores, dado que es cuando se anuncian los grandes lanzamientos de mundo del “gaming”.

Por último, porque hace días atrás se conocieron datos de una cadena de retail alemana muy popular (mindfactory.de), que muestran que durante el mes de agosto las ventas de AMD han superado a las de Intel, convalidando la tendencia alcista que se viene observando desde marzo.

La respuesta de Intel

Tras el lanzamiento de AMD, la respuesta del líder de la industria fue prácticamente instantánea.

Intel a recortó los precios de prácticamente todos sus CPUs, en algunos casos llegando a rebajas de hasta USD 300, como ocurrió con el Intel Core i7-6950X.

Esto demuestra que, efectivamamente, el salto en la calidad de los procesadores de AMD hace que Intel no pueda seguir con márgenes tan holgados, dado que, hasta que al menos no se lance la nueva generación de procesadores no existe una diferenciación de calidad clara que justifique tamaña diferencia en precios.

¿Estamos a tiempo de sacar provecho?

En primera instancia, el precio de la acción de AMD, más allá de las oscilaciones, ha tenido una tendencia claramente alcista, reflejando la mejorada situación financiera.

En lo personal, considero que, en base a los datos preliminares del mercado, las ganancias del 3er trimestre serán excelentes y, probablemente, se traducirán en alguna mejora no menor en la cotización del papel en el próximo mes.

De todos modos, ese optimismo alrededor de la resurrección de la compañía está limitado por la cautela en torno al lanzamiento de Intel.

Por ello, lo que ocurra de acá a fin de año será absolutamente clave en la dinámica de este apasionante mercado en los próximos 5. La última generación de chips es la gran apuesta de AMD para volver a retomar un rol que esté a la altura de lo que en algún momento la compañia supo lograr, aunque la realidad es que, tras 3 años de pérdidas, no cuentan con demasiado margen.

Por el contrario, si efectivamente el lanzamiento de Intel no logra eclipsar el éxito que ha venido cosechando, tal vez volvamos a tener un mercado de procesadores más parecido al de 2006.

Y vos, ¿de qué lado estás?